Se encuentra usted aquí

Dia mundial del Refugiado

20 de junio. Tomemos partido

¿Quiénes son los refugiados? Son personas que han tenido que dejarlo todo y abandonar su país debido a causas que ponen en  riesgo su vida y la de sus familias: guerra, persecución de bandas armadas, inseguridad, amenazas por las propias creencias religiosas o políticas, por origen étnico o nacionalidad, por un desastre natural o por un conflicto generalizado. 

¿Podemos imaginarnos qué significa dejarlo todo? A menudo es de prisa, sin prepararse, sin poderse despedir, con el miedo por la propia vida y la de los propios seres queridos, el dolor de dejar todo lo conocido, sin saber a dónde y a qué irse y sin tener tiempo para hacer duelo. 
¿Podemos imaginarlo? Dejar a nuestros amigos y parientes o esa pequeña parcela que nuestra familia ha cultivado por generaciones o esa casa que a nuestros padres costó mucho construir, esa cama que regalamos a nuestra hija… con la herida de no poder esperar justicia, de ver que la fuerza se impone sin respeto por los derechos de las personas y de las comunidades. 
Nadie desea encontrarse en esa situación, sin embargo para las personas refugiadas no hay otra opción: irse es una necesidad y una apuesta por la vida y por reconstruir un futuro diferente. Irse es no rendirse a la violencia y a la muerte y arriesgarse por construir nuevos lazos y una nueva vida en un lugar diferente. Hay que tener valentía para ser refugiado y refugiada. 
En nuestro continente hay más de 600.000 personas que se encuentran en esa situación. Muchas han huido del conflicto de Colombia y se encuentran en la zona Andina, en Ecuador, Venezuela, Perú, llegando hasta Chile, y también en Panamá para moverse hasta Estados Unidos. Pero también hay un número creciente de personas que huyen de la cada vez peor violencia e inseguridad social en Centroamérica y México. El terrible terremoto de Haití del 2010 generó un nuevo flujo de personas hacia República Dominicana y varios países de América Latina, Brasil en particular. Por nuestro continente pasan además personas que huyen de las guerras en Siria, en Irak o Somalia, personas que arriesgan cruzar el océano Atlántico para salvar sus vidas. 

Lea el mensaje completo